jueves, 10 de marzo de 2011

Pedir la Ford

 A veces la ironía era la única salida a la angustiosa inmovilidad de la ciudad. He aquí una buena muestra


SIN PERDER EL COMPÁS
¿Se ha pedido la Ford?

Los antiguos del lugar, cuando hablan de la "Córdoba-problema" cuentan como anécdota que, hace algunos años, una importante fábrica de vehículos automóviles quiso establecerse en Córdoba. Dicen también que, en vez de facilitársele las cosas, ocurrió lo contrario: la empresa acudió, con sus miles de puestos de trabajo, a establecerse en un cercano pueblo de la vecina Jaén.
Esta anécdota es de dominio público, y la hemos oído contar en multitud de ocasiones. Nosotros no nos atrevemos a reproducirla íntegra, tal como se cuenta en la calle. Pero ahora estamos en 1972. Olvidemos el pasado, como dice la canción, y hagamos borrón y cuenta nueva. Lo malo es que la prensa nacional ha aireado en estos días que la Ford la gran empresa americana de automóviles— ha sido autorizada a establecerse en España, y que lo va a hacer, realizando una inversión de 15.000 (quince mil) millones de pesetas.
No estamos acostumbrados a estas cifras, pues en nuestro Polo ni la más refinada transformación de empresas ya existentes, llega a tanto; pero nos imaginamos que esa cifra debe dar puestos de trabajo para rato. Lo emocionante del asunto es que el lugar donde va a ser montada aún no está decidido.
Las ciudades con necesidad de puestos de trabajo se han lanzado a través de sus fuerzas vivas por los intrincados vericuetos de los Ministerios, tratando de conseguir tan sabrosa pieza. Sevilla y Levante son, al parecer, las que más se han movido hasta ahora.
Sería lógico suponer que los Polos de desarrollo serán "polos" de atracción para estos inversores americanos. La pregunta es ¿por cuál se decidirán? Otra pregunta sería ¿decidirán ellos o el Gobierno español?
Sea como fuere, a nosotros nos da mucha alegría que nuestra ciudad no se vea en este caso, y que tengan que ser ciudades más atrasadas que la nuestra las que se metan en tan prosaicos torneos. Gracias a nuestro Polo y a nuestros grandes almacenes, nuestro futuro está asegurado y ¿para qué pedir una fábrica así? Además, creo que ensucian mucho.
En fin, que cuando oigamos contar la anécdota del principio, le podamos añadir ya una nueva: la de la Ford. ¿No es hermoso?
SUSTITUTO

Publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía el 30 de NOVIEMBRE de 1972
Imagen: cordografía de la época

3 comentarios:

ben dijo...

Qué hubiese pasado si la Ford se instala en Córdoba?.Desde luego en aquel tiempo teniamos personal predipuesto para su preparación y adaptación,escuela de Oficialia y Maestría,universidad Laboral y personal proveniente de Cenemesa y Electro.Hoy día nada de eso.Teniamos factor humano y un buen nudo ferroviario.Pero no se hizo nada.En fin,a cambio hoy día disfrutamos de una ciudad de servicios y turís
tica,con poca contaminación acústica,del aire y de aguas,egoísticamente la prefiero así,pero pensando en los jovenes me preocupa esta ciudad.
Estupendo escrito el tuyo.
Saludos.

Eladio Osuna dijo...

Gracias Ben. Lo que no me atreví a escribir en aquel articulo, aunque se deduce un poco, es que la raíz de la negativa a facilitar terrenos para la Santana, fue el criterio de aquellos dirigentes, la mayoría terratientes -o terracapitanes- de que si se instalaba aquí, subirían los salarios de los trabajadores. De sus propios trabajadores jornaleros. Así que puerta al proyecto. Cuando la Ford, es que la ciudad estaba en el cenit de su famoso senequismo. ¿Qué hubiera pasado caso de conseguirla? ¡Ay!, Ben, eso ¿quién lo sabe? La realidad es lo que tenemos, y seguro que todo hubiera sido muy diferente. Si para bien o para mal, no tenemos poder para saberlo.

Paco Muñoz dijo...

Es difícil adaptar los pensamientos actuales a los de hace treinta años. Me imagino que la Ford citada se fue al final a Valencia y luego, como siempre hacen las multinacionales, después de estrujar la breva de las subvenciones y bajadas fiscales,se van a otro país donde la explotación sea mas fructífera y dejan los parados al gobierno de turno, que es lo mismo que al pueblo español, en este caso. Y vuelta a empezar. Utilizan a los países como trampolín de Europa, como lo ha utilizado la industria japonesa o lo utilizará la china. Más de lo mismo. En este caso la oposición fue interior para no enseñar a los trabajadores autóctonos que había otras empresas en las que ganarían más, y claro se quedarían sin la mano de obra, aunque se hubieran traído de áfrica lo que le hubiera hecho falta, pero al final lo mismo.