viernes, 13 de agosto de 2010

Francisco Zueras


A veces el ninguneo con personas "progres" alcanzaba cotas como la que sigue:

CÓRDOBA, AGRADECIDA, PREGUNTA...
¿QUE HA PASADO CON EL POTRO DE ORO PARA ZUERAS?

•SORPRESA EN LA ULTIMA CONCESIÓN DE ESTOS GALARDONES


De forma reglamentaria, y con el "curriculum vitae» que avalaba la petición, la Peña Taurina de Ciudad Jardín había solicitado al Ayuntamiento la concesión de la distinción Potro de Oro para su socio de honor don Francisco Zueras Torrens. Francisco Zueras tiene reconocido por todos su acendrado amor, su preocupación y su contribución multilateral a Córdoba. Hombre de acreditada categoría intelectual, como lo ha afirmado nuestra Real Academia, al incluirlo entre sus miembros de número, Francisco Zueras ha dado evidentes y reiteradas pruebas de su raigambre cordobesa, pese a ser aragonés de nacimiento. Cordobés de adopción y corazón. a través de su condición humana y de su vocación pictórica. Por ello, cuando con ocasión de la concesión de las distinciones Potro de Oro, de Plata y de Bronce, el pasado día 30 en la caseta municipal, el nombre de Francisco Zueras no sonó entre los galardonados, la sorpresa fue general y unánime, la pregunta de que algo extraño debía haber sucedido, porque los méritos de Francisco Zueras, contraídos, como hemos dicho, humanamente intelectualmente y de manera ininterrumpida, pero siempre generosa, le hacían acreedor a una distinción que él no había solicitado.

HABLA EL PETICIONARIO

Preguntamos al presidente de la Peña Taurina Ciudad Jardín, don Lázaro Jiménez:
—Lo ocurrido, ¿crees ha sido denegación o ha sido olvido?
—Yo diría mejor que se ha tratado de un despiste, pues, según el artículo 20, capítulo cuarto de los Estatutos de la Federación de Peñas, yo me dirigí al Presidente de la Federación de Peñas, el al-alcalde de la ciudad. Dicho articulo dice: «Al presidente nato de la Federación corresponde la facultad de proponer se otorgue el Potro, en cualquiera de sus categorías y aún de concederlo, cuando, por razones de oportunidad, no sea posible la previa convocatoria de la asamblea general. En consecuencia, como el presidente tiene facultades, yo pensé que no era necesario otro trámite dado, además, que la asamblea se iba a desarrollar dos meses después de la solicitud del Potro para el gran artista y gran señor Francisco Zueras. que tenía como el que más, méritos contraídos; A esta solicitud se me contestó que se tendría en cuenta para la fecha de las concesiones, quedando nosotros en la confianza de que así se haría, visto el aval que Francisco Zueras suponía. En una palabra, dábamos por hecho el que en esa fecha nuestro querido amigo podría ostentar esa preciada y merecida distinción. Luego, ya has visto lo acaecido. Con ello no descartamos el que habrá una nueva oportunidad para que le sea concedida. Quiero aclarar que no piense se haya obrado con mala fe sino que más bien debemos achacarlo a las muchas ocupaciones que, como alcalde que es, tiene el presidente de la Federación. Por ello, no culpo ni puedo culpar a un señor determinado. Lo que sí es verdad; es que el señor Zueras se merece a todas luces, la distinción pretendida.

Perfectamente, amigo Lázaro, pero me atrevo a preguntarte: ¿habéis tenido ya alguna explicación en este sentido?
—Sí. Verbalmente, se no ha justificado, y nosotros hemos llegado a aceptar la explicación, porque, como humanos, esto es normal.

FEDERICO CERRATO

Publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía el 6 de junio de 1973

martes, 10 de agosto de 2010

Joaquin Martinez Borjkman y la estación

Nos recuerda hoy Jesús Cabrera desde el El Día que se cumplen 10 años de la muerte de Joaquin. Permitaseme reeditar esta entrevista que le hice en el 77 como homenaje a tantas horas pasadas con este singular personaje de la política cordobesa y al abogado que tantos artículos nos corrigió en El Correo de Andalucía antes de publicarlos para evitar problemas legales

TEMA DE LA ESTACION NO ES NEGOCIABLE

Se está elaborando un nuevo contenido más social

EL MOVIMIENTO CIUDADANO DICE:

-NO a la privatización de los solares, a la especulación y a las multinacionales

-SI a indemnizaciones correctas, a un mercado cordobés, a una estación de autobuses, a un nuevo edificio municipal y a un gran parque ciudadano.

Joaquín Martínez Borjkman es noticia en estos días por haber sido elegido presidente del Comité Provincial del PSOE, y confirmado como cuarto secretario del Senado. Pero quizá ha sido noticia de una manera más sutil es en la prensa donde se ha escrito que el vicepresidente del Gobierno, Abril Martorel, quiere negociar con Martínez Borjkman el viejo tema de la Estación de Córdoba. Y sobre esto le pregunta EL CORREO.

—Han escrito que Abril Martorell casi iba a pedirte permiso para el tema de la estación de Córdoba

Si es una rara noticia de la prensa local porque es demasiado importante que un vicepresidente de Gobierno descienda de pronto a hablar con un ciudadano, pues como tal, como asesor jurídico de las Asociaciones de Vecinos de Córdoba fue como presenté una alegación contra el proyecto de especulación del suelo y de gran negocio inmobiliario de la Renfe y del Ayuntamiento de Córdoba.

—¿En qué se basa esta alegación

-Esta alegación, fue impulsada por el movimiento ciudadano, cuyos componentes son en gran parte socialistas, y dentro de ellos gran parte del PSOE, porque entendemos que se trata de un gran proyecto de especulación de un suelo que en su día fue cedido al ferrocarril bien por vía de expropiaciones a bajísimos precios, bien por vía de donaciones de la ciudad. Por tanto si como consecuencia de esta obra va a quedar un gran espacio libre en la ciudad, lo que no puede ser es que se destine a edificaciones suntuarias.

NO MAS CERCAS DE LAGARTIJO

-¿Qué pensáis vosotros que debe comprender el proyecto?

-Nuestro proyecto es popular en el sentido de que queremos la estación, y la queremos porque es necesaria para las comunicaciones de la ciudad y de Andalucía, también la queremos en este momento coyuntural porque paliaría el paro. Lo que no queremos es la especulación y otra cerca de Lagartijo.

—¿Cómo es esto?

—Sí, en un momento de hambre un torero hizo una cerca, que si bien quitó el hambre del momento no resolvió nada, si ese dinero se hubiera invertido en industrializar parte de Córdoba, hubiera sido otra cosa. Es decir, hizo un acto humanitario pero irracional. No queremos más actos
irracionales en beneficio de la ciudad y no de las multinacionales,

—¿Multinacionales?

—-Sí, este es otro aspecto de la cuestión. El proyecto lleva incluido unos grandes almacenes que
deterioran al pequeño y mediano empresario mercantil de Córdoba y que forma parte de una
red, porque no pensemos que la estación de Córdoba es un acto aislado de la Renfe, sino que forma parte de un negocio inmobiliario también en Sevilla, Málaga y en la misma estación de Atocha de Madrid.

UN CONTENIDO MÁS SOCIAL

—¿Y es negociable todo esto?

--Quieren negociar el proyecto pero con unos contenidos nuevos, y entonces sí, los socialistas y el movimiento ciudadano que lleva mucho tiempo luchando por Córdoba, estamos dispuestos a negociar el contenido de una nueva estación

—¿Qué contenido es ése?

—Sencillamente sería darle un contenido social a la obra. Primero indemnizaciones correctas en las expropiaciones que hubiera que realizar; tanto a los pequeños y medianos comerciantes como industriales de la zona. Esto parece que se aceptaría.

Segundo, en lugar de esos grandes almacenes, fueran unos grandes almacenes a modo de gran mercado de Córdoba, donde la pequeña y mediana empresa mercantil se lo adjudicara y administrara de cara a producir una rentabilidad para la ciudad. Los espacios destinados a oficinas en el el proyecto, es decir la burocracia mercantil, podría ser la sede de una nueva estación de autobuses que tanto necesita la ciudad, y finalmente toda esa zona que se iba a dedicar a zona suntuaria, verdadera especulación, dedicarla a un gran parque, que pedimos incluso fuera un museo abierto del ferrocarril, y ubicar allí también edificios públicos. Es decir, no privatizar el terreno.

-¿Sería ese el sitio del Ayuntamiento?

-Sí, esto lo estamos estudiando, podría convertirse en una zona de uso alternativo, durante el día
las zonas ajardinadas enriquecerían los edificios públicos y por la noche con una iluminación
correcta serían zonas de expansión de las que tan escasos andamos.

FINANCIAR A MEDIAS

-¿Y cómo se plantea entonces la financiación, verdadero caballo de batalla?

-El movimiento ciudadano estima que es una obra de la Renfe y que ella debe cargar con la totalidad del gasto de la modernización de la estación. Como en este momento la UCD nos
presiona en el sentido de que todo no es posible financiarlo así, pues cabría negociar una fórmula que permita sacar lo más posible de los fondos públicos y vender solares pero para viviendas
de corte social.

-¿Y este planteamiento es viable?

- A través de los parlamentarlos de la UCD y del propio gobernador, parece que su oferta de negociación es válida. Ahora mismo un equipo de arquitectos, urbanistas y representantes del movimiento ciudadano están trabajando en un plan que estudia el nuevo contenido.

-¿Se dará a conocer este "contraplan" a la opinión pública?

-Naturalmente. Incluso antes de llevarlo al ministro. Estamos en contra de sistemas ocultistas y secretos.

-¿Sigue siendo el proyecto antiguo la última tabla de salvación del actual equipo municipal?

-Esto ya es un punto oscuro. Según mis noticias los equipos municipales están contra este "contraplan-. Ellos están todavía en el triunfalismo de la dictadura y creen que son ellos los que deben sacar adelante el proyecto. Grandes obras aunque carezcan de contenido serio.

-Joaquín , al ciudadano le interesan las fechas

-Mira se está trabajando a marchas forzadas. Un equipo técnico de seis arquitectos de la ciudad y cuatro representantes de los movimientos cercanos al sector, están ultimado el contraplan todo ello con la altura científica que caracteriza al movimiento ciudadano que es pionero en este sentido.

-Política aparte ¿como ves tú personalmente este proyecto?

-Es una obra que habrá que hacer , tanto por el paro como la perspectiva de una Andalucía incomunicada o de una ciudad aprisionada por el "dogal ferroviario". Creo que la coyuntura permite abrigar serias esperanzas.

E. O.


Publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía, el 28 de octubre de 1977, pág.13

lunes, 9 de agosto de 2010

Viviendas Patronato San Rafael

Otro ejemplo de hasta dónde se podía llegar en la prensa "progre" en la crítica y la denuncia. Lo malo es que el tema de este trabajo de 1972 sigue sin resolver


¿A PUNTO DE QUEDARSE SIN VIVIENDA 56 FAMILIAS?


Se teme que el solar se haya notablemente revalorizado

Dicen que cuando proyectaron el barrio Ciudad Jardín el nombre hacía honor a lo que iba a ser: zonas verdes en una nueva concepción del urbanismo y la habitabilidad. La realidad, la cruda realidad, es que, con el paso de los años, de jardines, nada. Todo lo contrario: casas apiñadas con una sola fachada a la calle, miles de vehículos sin aparcamiento, docenas de cruces que dificultan la circulación, calles nuevas que no permiten más que circular en un sentido, carencia total de sitio para los servicios comunes: escuelas mercados, instituto, dispensario etc..

(…) 56 viviendas unifamiliares, situadas en las calles Infanta Doña María y Siete de Mayo, pertenecientes al Patronato San Rafael y habitadas por familias modestas, están a punto de ser definitivamente incluidas en el Registro Municipal de Solares, lo que traducido al lenguaje común significa destruidas para construir, en su magnifico solar una "colmena" más en un barrio supersaturado y angustioso.
En "Azul", y en su número correspondiente al jueves 9 de mayo de 1940, se informó de la inauguración de las casas. Estas fueron construidas por el Patronato de Casas Baratas de San Rafael, asistiendo al solemne acto todas las primeras autoridades de la ciudad. En el capítulo de discursos el vocal del Patronato resaltó la labor del mismo para favorecer a los obreros y a los empleados modestos, "respondiendo a la necesidad que se deja sentir en nuestra población".

Por su parte, el alcalde de la ciudad, señor Sarazá Murcia, recordó que, cuando aún no había terminado la guerra, los hombres que regían Córdoba iniciaron y realizaron las normas para beneficiar a la clase necesitada, facilitándoles viviendas cómodas y económicas".
El coronel de Artillería, señor Aguilar, leyó el acta de adjudicación de viviendas y las listas de beneficiarios, quienes recibieron de manos del general Fermoso, las llaves de sus casas. Lo que no podían calcular estos hombres es que, 32 años después, los beneficiarios iban a ser desahuciados por considerarlas "inadecuadas por tener un volumen inferior a la mitad de un hipotético volumen mínimo y con menor altura de la que permiten las ordenanzas municipales para estas calles, enclavadas en la zona de "intensiva alta" y situadas entre otros edificio de mayor prestancia". Sorprendente, ¿verdad?

¿FINAL FELIZ?
Estamos ya en 1972. Concretamente, el día 24 de junio visita la ciudad el ministro español de la Vivienda. Da la casualidad de que el día anterior ha habido sesión de la Comisión Permanente Municipal. En la prensa local leemos: "Aparte de la noticia, hemos de dar otras, asimismo registradas ayer en nuestra capital. Hubo sesión de la Comisión Permanente Municipal de los asuntos tratados en la misma, ninguno de ellos tiene el relieve necesario para destacarlo sobre los demás".
Sin embargo, en la misma prensa aparece al día siguiente, 25 de junio, información de dicha Comisión Municipal Permanente y titulada "inclusión de 56 fincas en el Registro de Solares". Se refiere, claro está, a las viviendas que estamos considerando. Da la casualidad, además, de que ya no está en la ciudad el ministro de la Vivienda.
Por otra parte, un semanario cordobés, el día 16 de octubre de 1971, y en un articulo sin firma, informa sobre el "affaire" y titula en primera página "Puede haber escándalo en Ciudad Jardín. Las casas del Patronato de San Rafael"

A TRAVES DE LA PRENSA
Tras recibir los interesados la notificación del acuerdo tomado por el organismo municipal, se disponen a la defensa de sus legítimos intereses. Después de peregrinar por diversos y prestigiosos bufetes de la ciudad que rehúsan el caso, aunque afirman "que es un asunto muy bonito", logran un abogado que les defienda y elevan al Ayuntamiento el correspondiente recurso. Para la formación del oportuno expediente solicitaron de organismos competentes que dictaminaran sobre la ventaja o desventaja de la construcción del conjunto urbanístico que forman estas viviendas para, convertirlas en bloques-colmenas.
El encargado municipal de parques y jardines por su parte, informa sobre la riqueza de los bloques en frutales —2 a 3 por patio—, diversidad difícil de valorar de plantas de sombra y floración, las paredes de los patios abarrotadas de geranios, gitanillas, jazmines y plantas trepadoras de gran porte.
En cambio, parece ser, que Sanidad no informa de la contaminación, ya que, según parece, no dispone de material adecuado, y la Delegación de Viviendas tampoco, al carecer de datos. Por otra parte, en el expediente se discute además la competencia de la entidad propietaria sobre la acción que pretende realizar, se razona los contras que tal acto supone, y se adjuntan los escritos de alegación de los inquilinos.
Estos son, en su mayoría, viudas de guerra o militares, empleados modestos y familias de poco nivel económico, salvo algunas excepciones. En este panorama sombrío quedan aún los datos de que el valor catastral ha pasado de 63.940 pesetas a 321.275 pesetas. Esta revalorización encierra todo un cúmulo de conjeturas. Unas, casas, además, que parecen en buen estado. No sabemos realmente dónde está la razón. No somos, ni podemos serlo, jueces. Decimos sólo que se preste especial atención al caso.

LEGITIMA DEFENSA
Está cerca el día de la resolución definitiva de este asunto cada vez más dramático. Los vecinos no se avienen a cambios ni cambalaches. Defienden algo que creen, en conciencia, que es de justicia. La entidad promotora, al parecer, no cede en sus pretensiones. ¿Tendremos un final feliz? Esperemos que sí.

Este trabajo publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía de 30 de septiembre de 1972, no lo pude firmar, porque me encontraba de soldado precisamente en un centro militar cuyo teniente coronel jefe era el presidente del Patronato en cuestión.
Locuras de juventud