martes, 10 de agosto de 2010

Joaquin Martinez Borjkman y la estación

Nos recuerda hoy Jesús Cabrera desde el El Día que se cumplen 10 años de la muerte de Joaquin. Permitaseme reeditar esta entrevista que le hice en el 77 como homenaje a tantas horas pasadas con este singular personaje de la política cordobesa y al abogado que tantos artículos nos corrigió en El Correo de Andalucía antes de publicarlos para evitar problemas legales

TEMA DE LA ESTACION NO ES NEGOCIABLE

Se está elaborando un nuevo contenido más social

EL MOVIMIENTO CIUDADANO DICE:

-NO a la privatización de los solares, a la especulación y a las multinacionales

-SI a indemnizaciones correctas, a un mercado cordobés, a una estación de autobuses, a un nuevo edificio municipal y a un gran parque ciudadano.

Joaquín Martínez Borjkman es noticia en estos días por haber sido elegido presidente del Comité Provincial del PSOE, y confirmado como cuarto secretario del Senado. Pero quizá ha sido noticia de una manera más sutil es en la prensa donde se ha escrito que el vicepresidente del Gobierno, Abril Martorel, quiere negociar con Martínez Borjkman el viejo tema de la Estación de Córdoba. Y sobre esto le pregunta EL CORREO.

—Han escrito que Abril Martorell casi iba a pedirte permiso para el tema de la estación de Córdoba

Si es una rara noticia de la prensa local porque es demasiado importante que un vicepresidente de Gobierno descienda de pronto a hablar con un ciudadano, pues como tal, como asesor jurídico de las Asociaciones de Vecinos de Córdoba fue como presenté una alegación contra el proyecto de especulación del suelo y de gran negocio inmobiliario de la Renfe y del Ayuntamiento de Córdoba.

—¿En qué se basa esta alegación

-Esta alegación, fue impulsada por el movimiento ciudadano, cuyos componentes son en gran parte socialistas, y dentro de ellos gran parte del PSOE, porque entendemos que se trata de un gran proyecto de especulación de un suelo que en su día fue cedido al ferrocarril bien por vía de expropiaciones a bajísimos precios, bien por vía de donaciones de la ciudad. Por tanto si como consecuencia de esta obra va a quedar un gran espacio libre en la ciudad, lo que no puede ser es que se destine a edificaciones suntuarias.

NO MAS CERCAS DE LAGARTIJO

-¿Qué pensáis vosotros que debe comprender el proyecto?

-Nuestro proyecto es popular en el sentido de que queremos la estación, y la queremos porque es necesaria para las comunicaciones de la ciudad y de Andalucía, también la queremos en este momento coyuntural porque paliaría el paro. Lo que no queremos es la especulación y otra cerca de Lagartijo.

—¿Cómo es esto?

—Sí, en un momento de hambre un torero hizo una cerca, que si bien quitó el hambre del momento no resolvió nada, si ese dinero se hubiera invertido en industrializar parte de Córdoba, hubiera sido otra cosa. Es decir, hizo un acto humanitario pero irracional. No queremos más actos
irracionales en beneficio de la ciudad y no de las multinacionales,

—¿Multinacionales?

—-Sí, este es otro aspecto de la cuestión. El proyecto lleva incluido unos grandes almacenes que
deterioran al pequeño y mediano empresario mercantil de Córdoba y que forma parte de una
red, porque no pensemos que la estación de Córdoba es un acto aislado de la Renfe, sino que forma parte de un negocio inmobiliario también en Sevilla, Málaga y en la misma estación de Atocha de Madrid.

UN CONTENIDO MÁS SOCIAL

—¿Y es negociable todo esto?

--Quieren negociar el proyecto pero con unos contenidos nuevos, y entonces sí, los socialistas y el movimiento ciudadano que lleva mucho tiempo luchando por Córdoba, estamos dispuestos a negociar el contenido de una nueva estación

—¿Qué contenido es ése?

—Sencillamente sería darle un contenido social a la obra. Primero indemnizaciones correctas en las expropiaciones que hubiera que realizar; tanto a los pequeños y medianos comerciantes como industriales de la zona. Esto parece que se aceptaría.

Segundo, en lugar de esos grandes almacenes, fueran unos grandes almacenes a modo de gran mercado de Córdoba, donde la pequeña y mediana empresa mercantil se lo adjudicara y administrara de cara a producir una rentabilidad para la ciudad. Los espacios destinados a oficinas en el el proyecto, es decir la burocracia mercantil, podría ser la sede de una nueva estación de autobuses que tanto necesita la ciudad, y finalmente toda esa zona que se iba a dedicar a zona suntuaria, verdadera especulación, dedicarla a un gran parque, que pedimos incluso fuera un museo abierto del ferrocarril, y ubicar allí también edificios públicos. Es decir, no privatizar el terreno.

-¿Sería ese el sitio del Ayuntamiento?

-Sí, esto lo estamos estudiando, podría convertirse en una zona de uso alternativo, durante el día
las zonas ajardinadas enriquecerían los edificios públicos y por la noche con una iluminación
correcta serían zonas de expansión de las que tan escasos andamos.

FINANCIAR A MEDIAS

-¿Y cómo se plantea entonces la financiación, verdadero caballo de batalla?

-El movimiento ciudadano estima que es una obra de la Renfe y que ella debe cargar con la totalidad del gasto de la modernización de la estación. Como en este momento la UCD nos
presiona en el sentido de que todo no es posible financiarlo así, pues cabría negociar una fórmula que permita sacar lo más posible de los fondos públicos y vender solares pero para viviendas
de corte social.

-¿Y este planteamiento es viable?

- A través de los parlamentarlos de la UCD y del propio gobernador, parece que su oferta de negociación es válida. Ahora mismo un equipo de arquitectos, urbanistas y representantes del movimiento ciudadano están trabajando en un plan que estudia el nuevo contenido.

-¿Se dará a conocer este "contraplan" a la opinión pública?

-Naturalmente. Incluso antes de llevarlo al ministro. Estamos en contra de sistemas ocultistas y secretos.

-¿Sigue siendo el proyecto antiguo la última tabla de salvación del actual equipo municipal?

-Esto ya es un punto oscuro. Según mis noticias los equipos municipales están contra este "contraplan-. Ellos están todavía en el triunfalismo de la dictadura y creen que son ellos los que deben sacar adelante el proyecto. Grandes obras aunque carezcan de contenido serio.

-Joaquín , al ciudadano le interesan las fechas

-Mira se está trabajando a marchas forzadas. Un equipo técnico de seis arquitectos de la ciudad y cuatro representantes de los movimientos cercanos al sector, están ultimado el contraplan todo ello con la altura científica que caracteriza al movimiento ciudadano que es pionero en este sentido.

-Política aparte ¿como ves tú personalmente este proyecto?

-Es una obra que habrá que hacer , tanto por el paro como la perspectiva de una Andalucía incomunicada o de una ciudad aprisionada por el "dogal ferroviario". Creo que la coyuntura permite abrigar serias esperanzas.

E. O.


Publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía, el 28 de octubre de 1977, pág.13

2 comentarios:

harazem dijo...

Interesantísima, Eladio, y además actualísima. Parece mentira que el PSOE, el mismo partido que por boca de Borjkman, hablaba así en el 77, lo haga ahora como lo hace en el 2010.

Voy a publicitarla en la la Calleja de las Flores por si se suscita debate.

También su amigo Pepe Cobos le dedica un sentido recordatorio en el Diario CÓRDOBA.

Eladio Osuna dijo...

Creo que fue con Joaquín con quien descubri la palabra utopía, cuyo significado ignoraba. Joaquin era asesor jurídico de la Asociación de la Prensa y cuando pusimos en marcha como alternativa la Unión de Periodistas -cuya reseña está por escribir- tambien fue nuestro asesor jurídico. Asi era Joaquin, entre otras muchas cosas. Por cierto que Toscano me pasó hace poco una foto de la recepción de que nos hizo todo un gobernador civil a la Unión, recepción que fraguó Joaquín, lo que obviamente le costó su salida de la Asociación. O no. La foto la tengo en el flickr
http://www.flickr.com/photos/eosunao/4574936081/in/set-72157601235279117/