viernes, 24 de septiembre de 2010

Entrevista con Juan Bernier

VI ZAHIRA, POR UNANIMIDAD

"En Córdoba decimos cosas ahora que antes no soñábamos poderlas decir"
 
"CÓRDOBA ES UNA URNA DE ARQUITECTURA"


Hay que ponerse de acuerdo con el mundo»

Juan Bernier Luque es ese hombre culto e inquieto de Córdoba al que le ha sido otorgado el  VI Zahira por unanimidad, de un jurado diverso y contradictorio.
De Juan Bernier se pueden decir muchas cosas. Publicaciones, descubrimientos, investigaciones... Pero hemos ido a buscar al hombre. Al Juan Bernier despojado de tantas y tan valiosas obras.
—Juan Bernier, ¿qué es lo que en su opinión ha impulsado a este jurado a darle el VI Zahira por unanimidad?
—Las condiciones intelectuales de una persona y la obra que haya efectuado quedan desconocidas generalmente. Pero hay una faceta suya que siempre se recoge, su aspecto humano, su estar abierto, su fiarse a los demás. Y, en un momento dado, esas personas se acuerdan de uno.
— ¿Cree el hombre de la calle en estos premios?
—Creo que los medios informativos conforman la opinión popular. En este caso no ha sido la opinión popular la que ha influido, sino la opinión de esas personas que formaban el jurado.
— ¿Qué siente Juan Bernier con esta distinción?
—Siento, después de cuarenta años de actividades en y por Córdoba, y a través de tantas colaboraciones, una gran alegría al comprobar que al decir mi nombre, el jurado se haya puesto de acuerdo por unanimidad. Esto es lo que más me ha agradado del premio.

¿DONDE ESTÁ JUAN BERNIER?
—Juan Bernier, poeta, escritor, abogado, profesor investigador... ¿cuál es el más auténtico?
—En realidad debía de ser el poeta, pero a pesar de que yo fui un pionero en la poesía moderna en los tiempos de "Cántico", lo que ha sido especialmente interesante para mí es la arqueología y la historia. En el fondo, me gustaría hacer sobre todo poética. Pero las circunstancias nos obligan a veces a hacer otras muchas cosas.
— ¿Hay que salir de Córdoba para que salga la propia valía?
—Creo que a mí se me conoce, poéticamente, más fuera de Córdoba, y que se me conoce más arqueológica e históricamente fuera de aquí. Es decir, que esta recompensa, si me la hubieran dado gentes de fuera, quizá lo hubieran hecho antes, precisamente por ese mayor conocimiento de mi labor. Resumiendo, en la tierra de uno se es casi insignificante.

ESA CÓRDOBA NUESTRA
—Juan Bernier, ¿se atreve a definir Córdoba?
—Precisamente va a salir ahora un libro mío en Madrid, con muchas poesías de Córdoba. Muchas más tengo escritas. Pero jamás puedo definirla,
— ¿Qué es para usted?
—Para mí, Córdoba es una urna de arquitectura. Y muchas veces, impulsado por las circunstancias de la vida, por las cosas adversas, por el trato social, que muchas veces en Córdoba es duro, he deseado que esa urna estuviera vacía.
— ¿Cómo estima, de verdad, al ambiente cultural de la ciudad?
—Yo lo divido en dos partes, y estamos ahora en un momento de renovación.
— ¿Cuáles son esas partes?
—Una parte, que vive de lo antiguo, que piensa con una serie de lugares más o menos comunes, en sí, valiosos, pues están sometidos a una tradición. Pero hay que darse cuenta de que en la misma Córdoba ha habido un movimiento, una guerra, una dislocación de ideas, y nosotros, después de un lapsus de catástrofe, se nos echa el mundo encima, y que hay que cambiar. Creo que el momento actual de Córdoba es ese darnos cuenta, precisamente, unos y otros, los tradicionalistas y los innovadores, que el mundo ha cambiado y que nuestra visión de las cosas debe ponerse de acuerdo con el mundo exterior.
— ¿Hay apatía en Córdoba?
—En Córdoba hay una apatía grande. Lo del "espíritu senequista" lo he criticado mucho en numerosos artículos.
— ¿Le ha afectado al intelectual esta apatía?
—Sí, el intelectual, como se ha sentido maltratado, se ha refugiado en la investigación histórica. Los poetas se han marchado. Pero el momento es interesante, porque los que nos hemos quedado, un poco machacados por el ambiente, nos atrevemos a publicar, a decir, a hablar una serie de cosas que antes no podíamos ni soñar que salieran al exterior. Actualmente, el ambiente es más claro, más abierto y hay más diálogo entre todos.

Y EL FUTURO
— ¿Qué espera Juan Bernier del futuro?
—Creo que mi futuro está aquí, en Córdoba. Posiblemente, que en aspecto poético, será menos, pero creo que se me aprecia mucho más y se me apreciará más en mi vertiente nacional que en la estrictamente de cordobés.
Hemos estado con Juan Bernier, ese hombre culto e inquieto al que le ha sido otorgado el VI  Zahira. Del que hemos ignorado sus cuatro folios mecanografiados de dossier...
E. O.

Publicado en la edición cordobesa de El Correo de Andalucía el 11 de febrero de 1973

4 comentarios:

Manuel Estévez dijo...

Amigo Eladio

Formidable entrevista del personaje posiblemente más erudito del grupo Cántico. Yo, conozco su tertulia del Bar Siroco, cuando Pepe Jiménez, todavía estaba en activo. D. Juan, era uno de los fijos de aquella un poco improvisada tertulia, en donde convivián todos los credos.

Era un modelo de tolerancia y un gran exponente del amor a Córdoba, que sentían la mayoría de sus componentes. Te felicito, pues recuperar estas entrevistas suponen un lujo para la buena memoria.

Enhorabuena

Paco Muñoz dijo...

Buen trabajo Eladio, como la mayoría que publicas. No conocía al personaje en profundidad. Enhorabuena.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

me has dejado con la boca abierta, una joya más que brilla en este estupendo blog

saludos

Eladio Osuna dijo...

Gracias por vuestro estímulo. Ello anima a continuar