domingo, 9 de mayo de 2010

Ha muerto Antonio Uceda


Ha muerto Antonio Uceda

Justamente cuando estaba a punto de publicar el último trabajo de este blog de prensa histórica, me llega la tristísima noticia de la muerte de Antonio Uceda en Sevilla, y de su entierro el domingo, 9 de mayo.
Hace menos de unas semanas que fui a pasar el día con él, en un viaje prometido desde hace unos meses. Como dos jubilatas recorrimos el centro de Sevilla y acabamos almorzando, a la orilla del Guadalquivir en un restaurante de la calle Betis, en un caluroso día preludio de la próximo Samana Santa.
Allí recordamos docenas de anécdotas y vivencias de los tiempos pasados en Córdoba en las fechas que dan origen a esta hemeroteca, y en los que se publicaron la mayoría de estos trabajos. Años difíciles, en el tardofranquismo, donde tan duro era ser progre, y ofrecer un mínimo de información de la que la prensa oficial obviaba, y de la que era aventurado simplemente informar de cosas que pasaban en aquella incipiente sociedad que se asomaba a tiempos de cambio.
Antonio Uceda supo abrir un pequeño hueco y dar cabida a muchas personas, firmas, noticias, comentarios y colaboradores entre los que me encuentro.
Todo lo que sé de periodismo se lo debo a él, que me dio la primera oportunidad de publicar y desarrollar un trabajo que duró muchos años y en el que aprendí no solo la base de la profesión sino el conocimiento real de lo que era aquella sociedad a la que yo empezaba a asomarme.
Como yo hubo otros muchos, pero creo que Córdoba también recibió mucho de Antonio Uceda, y esta ciudad, tan reacia a reconocer los méritos y los servicios de una parte de sus miembros, tiene una deuda de reconocimiento al trabajo desarrollado en La Voz de Andalucía, en Radio Popular, en El Sol de España -edición Córdoba- y en El Correo de Andalucía -edición de Córdoba. También en la fundación de Nuevo Diario, periódico que no pudo dirigir tras su primera salida en falso a pesar de tanto esfuerzo como realizó para que cuajara-, pero esa es otra historia que algún día explicaré desde una perspectiva siempre negada-.
Ahora, mientras preparo el viaje para asistir a su entierro, me pide el alma dejar en este blog este testimonio de cariño, amistad y de orfandad, pues como un segundo padre lo he tenido estos años.
Descanse en paz

7 comentarios:

Jacquelin dijo...

Una muerte siempre es una pérdida, pero no lo es cuando nos deja recuerdos maravillosos que podemos recuperar en cualquier momento.
Si lo has tenido como padre, lo seguirás teniendo, aunque no presencialmente;ya se hará notar cuando lo necesites. Saludos

Eladio Osuna dijo...

Gracias Jacquelin por seguirme y por tu amables palabras.
Un saludo

Lisístrata dijo...

Mi sincero pésame para ti q fuiste su amigo y mi agradecimiento póstumo a Antonio por haber dejado sembrado en parte de sus conocimientos y sentir entre los tuyos.

un abrazo

Paco Muñoz dijo...

Eladio lo siento mucho.

No lo conocí personalmente.

No se si su familia era del Campo de la Merced, si es así, conozco a un hermano suyo que está en Zaragoza.

Las generaciones que estamos en puestos de salida, es lo que nos espera con amigos de nuestra edad.

Eladio Osuna dijo...

Gracias Lisistrata y Paco.
Antonio era de Palma del Río. Empezó a trabajar en la emisora La Voz de Andalucía, allá por Buen Pastor y cuando empezó Radio Popular en la plaza del Cardenal Toledo, ocupó su jefatura de redación.
En tiempos de Cirarda fué nombrado director general de El Correo, y se fue a Sevilla. Alli le tocó hacer la conversión del viejo periódico en uno de los primeros de España que que usó la informática en su cofección. Aquella conversión fue brutal por el coste humano que supuso, pero al mismo tiempo hizo del periódico uno de los medios andaluces clave en la transición española. Desde allí potenció muchos otros proyectos entre ellos las ediciones Huelva, Cádiz y Córdoba del El Correo, en un adelanto de lo que es la prensa regional actual.
Su ultimo trabajo con el que colaboré estrechamente fue la creación de Nuevo Diario en Córdoba, experiencia periodistica que duró unos años, y que él no pudo gozar a pesar de tanta lucha como pusimos en el proyecto porque el primer intentó de salida falló por problemas técnicos, y él dimitió y yo me hice el harakiri periodístico

Paco Muñoz dijo...

Entonces no es quien yo digo.

Si que me acuerdo de Nuevo Diario.

A los medios les pasa como a las petroleras que para que te admitan en el club -y nunca te admiten- te tienes que consolidar, antes todo son zancadillas.

Me acuerdo de la Voz, o de otros ejemplos. Un semanario (este no lo tenemos en la lista, porque es contemporáneo, que sólo sacó un número) en el que colaboré en su confección -por aquel tiempo estaba por las tardes en Gráficas Demos donde se imprimió-, lo impulsaba Alvaro Vega, que luego estuvo en EFE.

En fin la vida, que te sea el asunto lo más leve posible Eladio.

Un abrazo.

Eladio Osuna dijo...

Paco yo trabajé con Alvaro en una revista que no sé si es la misma a la que te refieres. Tiraré de archivo. Pero de esa salieron 7 u 8 números y yo hacia la critica de cine. Me gusta pensar que coincidimos periodisticamente en el pasado aunque fuera tan efímeramente. Álvaro, Uceda y yo coincidimos en la primera etapa de Nuevo Diario, cuando solo era un proyecto. Ya sabes que la ciudad, esta ciudad, es un pañuelo.
Cuidate